Compra 2 o más para envío GRATIS

Carro 0

¡Felicidades! Su pedido está calificado para el envío libre Eres ||cantidad|| lejos del envío gratuito.
No hay más productos disponibles para comprar

Productos
Par con
Agregar comentarios a su pedido
¿Es esto un regalo?
Costo sin impuestos Gratis
Ver carrito
Antes de los impuestos y gastos de envío.

Optimización de su conexión intestino-cerebro: la relación entre la salud intestinal y el estado de ánimo

Optimizing Your Gut-Brain Connection: The Relationship Between Gut Health and Mood

Cuando la mayoría de nosotros pensamos en nuestro intestino, nos vienen a la mente cosas como la comida y la digestión. Si bien es indudable que todos estos están relacionados, la salud de nuestro intestino impacta muchos otros procesos y sistemas dentro de nuestro cuerpo. Uno de esos sistemas es nuestro cerebro, lo que significa que nuestra digestión puede afectar nuestra forma de pensar y sentir. Este artículo explorará la conexión intestino-cerebro y cómo apoyar su estado de ánimo a través de la salud intestinal.

Comprender la salud intestinal

Nuestros microbiomas intestinales son uno de los factores más importantes que contribuyen a la salud intestinal. Nuestro microbioma representa un ecosistema de billones de organismos diminutos, incluidos bacterias, hongos, virus y parásitos. Normalmente pensamos negativamente sobre estos organismos, pero algunos de ellos son fundamentales para mantener la salud y el funcionamiento general de nuestro intestino.

Los humanos tenemos lo que se conoce como una relación simbiótica con nuestros microorganismos intestinales, lo que significa que tanto nosotros como estos insectos nos beneficiamos mutuamente. Nuestros cuerpos les brindan un entorno para vivir y crecer y, a su vez, pueden respaldar nuestra salud y bienestar general. Un microbioma intestinal diverso y próspero respalda varias funciones corporales, incluidos los sistemas digestivo, inmunológico, nervioso y endocrino (1).

El eje intestino-cerebro

Cuando pensamos en nuestro intestino, normalmente nos viene a la mente la digestión. Sin embargo, la salud general de nuestro intestino va mucho más allá de eso. Puede influir en otras partes del cuerpo, incluido nuestro cerebro. Los científicos se refieren a este vínculo como la conexión intestino-cerebro.

Dentro de nuestro tracto gastrointestinal se encuentra algo conocido como sistema nervioso entérico (SNE). Piense en este sistema como un "minicerebro" en su intestino. En el ENS, tenemos más de 100 millones de células nerviosas que recubren todo el sistema digestivo. Por lo tanto, si algo no funciona bien en el intestino, puede manifestarse en nuestro sistema nervioso.

Los expertos han postulado durante décadas que la ansiedad y la depresión pueden influir en nuestra susceptibilidad a sufrir enfermedades como el síndrome del intestino irritable (SII), diarrea, estreñimiento, hinchazón y malestar estomacal. Sin embargo, nuestra comprensión más reciente de la ENS indica que tal vez sea lo contrario. Las anomalías en el intestino pueden afectar el sistema nervioso central (SNC), contribuyendo así a nuestro estado de ánimo (2).

¿Cómo puedo apoyar mi salud intestinal para mejorar mi estado de ánimo?

Si usted lucha contra trastornos del estado de ánimo como ansiedad o depresión, es posible que desee investigar qué podría estar pasando en lo más profundo de su intestino. Es posible que apoyar la salud de su tracto digestivo se traduzca en mejoras en sus pensamientos, sentimientos y emociones. Pero, ¿cómo podemos mejorar nuestra salud intestinal?

Nutrición apropiada

La nutrición es una de las mejores formas de alimentar su microbioma de manera positiva. Para ello, debes incorporar los siguientes principios para una dieta nutritiva y completa:
  • Agregue alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, frijoles, nueces, semillas, pan y cereales.
  • Asegúrese de consumir una variedad de alimentos para obtener todas las vitaminas, minerales y nutrientes necesarios en su dieta.
  • Beba mucha agua para favorecer la descomposición de los alimentos y unas heces saludables.
  • Consuma alimentos fermentados como yogur, kombucha, kéfir, tempeh, chucrut y kimchi.
  • Mastica tu comida lenta y completamente.
  • Evite los alimentos demasiado procesados ​​con sal, azúcar y aditivos y grasas no saludables.
  • Consuma alimentos ricos en polifenoles como nueces, semillas, hierbas, especias, frutas, verduras, té y café (3)

Además de apoyar su intestino a través de una nutrición típica, puede incorporar "superalimentos" que se sabe que tienen un impacto significativo en la digestión. Uno de esos ingredientes es el calostro bovino, que contiene numerosos anticuerpos y nutrientes esenciales, incluidas inmunoglobulinas (IgG), factores de crecimiento y lactoferrina. Juntos, estos componentes disminuyen la inflamación, apoyan la integridad del revestimiento intestinal y mejoran la absorción de nutrientes en el tracto digestivo.

Tomar un probiótico

La incorporación de un probiótico es otra herramienta valiosa para mejorar la salud intestinal y el estado de ánimo. Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se ingieren, contribuyen positivamente a tu microbioma. Una gran cantidad de datos respaldan su uso para el tratamiento de afecciones relacionadas con el tracto gastrointestinal, como diarrea, estreñimiento, síndrome del intestino irritable, enfermedad del intestino irritable (EII) y más.

Existen varias cepas de probióticos, pero ¿cuáles son las mejores cepas de probióticos para el estado de ánimo? Un probiótico, el probiótico DE111 (Bacillus subtilis), puede ser beneficioso. Puede resistir el ambiente ácido del estómago al mismo tiempo que promueve una flora intestinal saludable, produce enzimas digestivas y facilita la digestión.

Enfoque sinérgico: calostro bovino y probiótico DE111

Si desea mejorar su estado de ánimo apoyando su intestino, considere el probiótico Moogi Colostrum + DE111. La combinación de calostro bovino con DE11 crea una relación sinérgica, lo que significa que los dos ingredientes mejoran los efectos del otro. El calostro actúa para mantener el revestimiento intestinal, mientras que el probiótico favorece el crecimiento y desarrollo de una microflora saludable.

Conclusión

En resumen, al mejorar el bienestar de su intestino, su sistema nervioso se beneficia como resultado. Por lo tanto, es posible que pueda mitigar los problemas del estado de ánimo, como la depresión y la ansiedad, con una nutrición y suplementos adecuados que respalden su microbioma. Pruebe el probiótico Moogi Colostrum + DE111 para impulsar su salud intestinal y mejorar su estado de ánimo.

Referencias

  1. https://my.clevelandclinic.org/health/body/25201-gut-microbiome
  2. https://www.hopkinsmedicine.org/health/wellness-and-prevention/the-brain-gut-connection
  3. https://www.betterhealth.vic.gov.au/health/healthyliving/gut-health#gut-health-and-diet
  4. https://www.hopkinsmedicine.org/health/wellness-and-prevention/the-brain-gut-connection